Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Puntos de fuga




“Se me ha extraviado el sur hace ya tiempo y el norte se licúa bajo esta condición ecuatorial. Lo ecuatorial es casi jubiloso y yo no nací como animal de frío. Debe ser esta ciudadanía cardinal con la que mi vida desenrolla sus diversos mapas lo que mueve mi rosa de los vientos.

Estoy hecho un romántico y batallo contra la placidez y el eufemismo de transformarme en cursi. Aunque podría permitirme la cursilería alguna vez, para explorarla y quizás también, para entenderla desde su matriz. Quizás hasta me guste o me solace. Tal vez hasta consiga alivianarme la joroba con que mi espalda se deforma y sufre.”

Mi amigo importante termina de leer y me observa dentro de este cuerpo en donde nunca termino de morir.

“¿Por qué este vicio tuyo de andar por los pantanos para reconvertirlos en campos de labranza? pregunta mi viejo compañero de la Universidad, que ha intentado por todos los medios imponerme una cátedra que no quiero aceptar. “Una cátedra en la Universidad no se desprecia así”, gruñe después, con académica contrariedad, porque una cátedra en la Universidad es como una Medalla en el Ejército: un reconocimiento a los que se distinguen (por lo menos acá funciona así). “Seguirías los pasos de Amos”, dice aún, “tu maestro”.

Alguien dijo una vez: “Tú me recuerdas a Yehuda Amijai”. Eso fue una medalla para mí, aún superior a cualquier premio descomunal que me hayan otorgado en aquellos concursos a los que renuncié lo mismo que a la fama que te arrastra a las conferencias y a las cátedras en las universidades.

No sirvo para esas sociedades escolásticas y eso que soy docente de alma, como se les dice en mi otro país a aquellos que hacen de la docencia una actitud de vida y todos los actos se le tiñen de condición docente.

Creo, más bien, que lo que hago también pertenece a la actitud docente. Alguien debe meterse en los pantanos y reclamarlos como campos de labranza y hacer todo para demostrar la teoría de que la solidaridad obra mundos y que los hombres que se dan las manos pueden hacer que deje de tambalearse la justicia.

Pero hay que meter esas mismas manos en harina y amasar el pan de estas ideas. Con esbozarlas no alcanza, porque la teoría precisa de una demostración para salir en algún magazine científico.

Mientras mi amigo importante insiste en incorporarme a las filas de la Universidad yo pienso en los kilómetros sin agua que recorren los niños que nunca tendrán pan, allí, donde la escuela es una cosa que apenas se sostiene en pie, como el amor.

Vuelvo a decir que no, que no, que no, que a mí me gusta trabajar allá, donde no hay nada, solamente miseria, pero está lleno de niños que están creciendo mal.
Interrumpe nuestra charla la sirena que anuncia la llegada de un misil a la ciudad. Mi amigo catedrático me dice: "Maldita guerra."

Soy el único que no corre. Miro el cielo. 

Hace ya muchos años que no me pregunto qué le pasa a Dios porque sé que no tiene absolutamente nada que ver en la cantidad de pantanos que ha fabricado el hombre de este mundo.


Imagen by Michael Hill

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe