Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

As de pique




Viajo en el fiel de la sombra
que un filo de luz transida
rompe como un canto largo
de bocas desavenidas
y levantando esqueletos
monta aquelarres de ruinas.

Decapitando Quirones
me embarro hasta la verija
hundiendo a mano desnuda
el quebranto que me habita
en el pantano sin piel
de las noches homicidas.

Que debo muerte y me deben
es cosa del día a día
como este andar a los tumbos
por calles en que llovizna
sobre la espalda sin alas
de un diablo que se persigna.

Desarmo cuarenta veces
la calidad de mi hombría.

La baño en putas que sangran
la abandono a la deriva,
la asfixio, la despedazo,
como a una muñeca frígida
que no sirve para un polvo
de los que salvan la vida.

Y amanece como siempre.

La ciudad se despabila
con un alarido sordo
de ferocidad y tirria.

Yo enfundo en la sobaquera
el insomnio y la desidia,
pongo el seguro a la furia
de la bestia que me eclipsa
y siento el fragor desnudo
de su alarido en mis tripas.

Salgo al mundo como siempre,
como sale la injusticia,
tan vigoroso e impune
como un héroe de película.

Le pongo cara de póker
a ese dios que me acribilla.


4 comentarios:

  1. ´Qué va, qué va, esto no lo hubiera escrito Lorca ni entrenándose, porque no, porque son distintas vivencias, distintas circunstancias, distintas bocas, distinto miedos a la hora de expresar y sobre todo, distinta esencia masculina.
    Que no, que esto es akhenaziano inconfundiblemente y siglo XXI, sin una duda, por más que se emplee la estructura de romance de la que él gustaba, como tantos.

    Esa es la cuestión, utilizar una forma perfecta para expresar la absoluta imperfección de un hombre y sus circunstancias, mas allá del desgarro y la tragedia. Un hombre concreto, definido y autodidacta, que, hoy por hoy, no se parece a ningún otro.

    Y si no, que lo busquen.

    ResponderEliminar
  2. Romancero que no versero, negrita.

    Me alegro que le guste a su mercé, que de andar rimando el hoy día, sabe largo y puede dar cátedra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los carteros siempre vuelven porque son aves migratorias.

      Debajo de cada carta hay una sombra que la sostiene.

      Eliminar
  3. Y debajo de cada pájaro, también hay una sombra. A veces nos roza, levantamos los ojos y el pájaro no está. Entonces nos quedamos con su sombra como si fuera parte de nosotros. Nos robamos su sombra con la piel.

    ResponderEliminar

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe