Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

Teoría de la prosa -irresponsabilidad del verso -imaginación del ensayo -incertidumbre de la reflexión

קעור


El día era tan gris, que, al observarse en uno de los
paneles vidriados del aeropuerto, le pareció que su cuerpo despedía colores.

Tan gris de sábado, de semana, de día, de vida, de valija diplomática, de agujero cavado en una niebla que vuelve a llenarlo una vez tras otra, con su aliento que perdió el Colgate 12 horas de protección.

Tan gris que hasta lo negro parece colorinche, pensó.

Cuando llegó a destino, ya no estaba ni el timbre.

Hizo girar la llave en una cerradura impersonal y la puerta de seguridad rebatió hacia un interior enorme y deshabitado en que su sonido a rebatida multiplicó los ecos, varias veces.

Todo era un vacío, como la nada.

Pelecho de cemento oliendo a cera para pisos y con un dejo de desodorante ambiental pedorro, de esos que les gustan a las mujeres porque parecen campos de flores, el departamento era una cosa que también se había ido.

En el lobby, el de Seguridad había susurrado, para no incomodar: Pensé que se mudaba. Como estuvo su hermana llevándose las cosas...

Cerró la puerta y una mano sin nadie encendió la luz, baja, serena, un detalle también de actitud femenina, para facilitar la no agresión de aquella soledad llena de espacio.

Él había insistido con el “dejámelo vacío, Mire, no te pongás complicada. Dejámelo vacío”.

Y Mire había dicho: te dejo lo imprescindible, ¿pero vacío?..¿Dónde vas a dormir, Hebreo?¿En el suelo?

Quizás esta sea una forma de empezar de cero, pensó, mientras se acostaba en el piso que olía a cera y respiraba ese olor a panteón con flores agrietadas que inventaba el desodorante de ambiente para él.

Quizás sea una forma de regresar al cero que se es, incapaz de ninguna multiplicación que dé otra cosa más que el cero por el cero mismo.

La gata apareció como una sombra y se acostó sumisa encima de su pecho, como dicen las viejas cabuleras, respirándole el aliento para robarle algún resto del alma que todavía quedara en el sollozo.

(De: Back to black)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Chocolate bombón

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
edición bilingüe 1a. edición