Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Staff de planta


Delicias de la concordancia


Dócil el aire y como un junco, dócil también el hombre que percibe la vibración a tripa, mientras observa de costado, con un soslayo ingrato y riguroso, al automóvil, allí, estacionado en la vereda opuesta, como un curioso objeto abandonado.
Dead water concept by Tatchit Halfcanter

Dócil el aire vibra igual que vibra el hombre que lo atraviesa a pie, los ojos escupiendo mirada de rabillo mientras el pulso avanza sus caballos de pulso a través de la sangre hasta el cerebro.

Dócil el aire y el hombre adrenalínico, percibe los sonidos de su cuerpo que cruza y abre espacio a ese temblor de cosas que no ve, que son presentimiento, acechanza, tum-tum de los tambores del presagio que se carnificó en él, sentido por sentido.

Cierra la puerta, y sin mirar alrededor lo mira todo y sigue su camino, infiel por un segundo a la rutina de sus dieciséis pasos hasta el garaje que de repente, se aleja de ser un cotidiano sino en la mañana.

Gira apenas los ojos y el automóvil azul petróleo sigue ahí. Estacionado ahí, parece un féretro.

—Puta ciudad de mierda.– mastica mientras se desentiende del cinturón de seguridad y se inclina a revisar lo que resguarda debajo del asiento.



Lo previno la voz en el teléfono. Una voz que sobaba su propia incontinencia, raspándose a si misma en la amenaza apresurada y caústica. 

Él escuchó la voz y perfiló.

—No te pongás nervioso, macho, que me tiento.– respondió, simplemente, socarrón como un gato que ve ladrar a un perro desde la altura inconquistable de una tapia.

El otro amenazó más sordamente, como dentro de un caño bajo un puente.

—Sí, sí...¿Vos y cuántos más?..Si yo no sé con quién me metí...vos todavía tampoco sabés con quién te metiste.

Colgaron y colgó.

Después se fue a dormir, dejando para mañana ese mañana.



Ahora estaba ahí, con un runrún a auto nuevo, perfumado y pudiente, evaluando las formas bajo el sol, mientras el gran portón de la cochera se abría lentamente.

Pisó despacio el acelerador, le hizo una seña al playero y entró al día, con el arma en el asiento del acompañante y los anteojos oscuros encima de sus ojos, casi clarividentes.




Alguien lo fue a buscar y lo encontró, sentado en la calzada junto al auto y entre gendarmes y gente que miraba. 

El revuelo también era enorme en la oficina. Siempre se arma quilombo en estos casos, cuasi despampanantes por lo que tienen de televisivos.

—¿Pero está bien?..¿Está bien, Jefe?¿Está bien?– insistían algunos del staff de planta, persiguiéndolo. 

Otros, apenas asomaban la nariz desde sus puertas y volvían a guardarse detrás, discretamente decontaminados de los riesgos voraces del afuera.

La cosa amainó después de un rato y todo regresó al diario vivir.

—Consíganme otro auto.– le dijo Azcuénaga al tipo de Logística.



Ella, cuando al final del día se encontraron después de todo el día de no verse, murmuró entre lo dulce y lo exigente: “Estoy mal ¿sabes? Es que he tenido un día infernal...Me acribillaron hoy”

Y él le respondió: “A mí también”¬.


(De:  Del trabajo de a-gente y otras leyendas urbanas)


2 comentarios:

  1. No, Gabriel, vos te quedaste por aquí: sin ganas pero te quedaste. Pero no te calles nada, porque así vas escupiendo la puta muerte.
    Carajo... cómo me gustaría escribir así.
    Abrazo tucumano.

    P.D.
    ¿Me das un curso express sobre cómo comprar tus libros online? Entro en la página y ni el carrito puedo encontrar. Tengo rectangulito plástico pero nacional, nomás. Espero sus indicaciones, compañero.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Oscar. Te mandé un mail. Y no, no ando por el planeta. Es un asunto de buró, por acá nomás, entre vecinos.

    Otra vez, gracias por todo. Abrazo cordobés.

    ResponderEliminar

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe