Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Lejaim - El escritor y su contraescrito

Gaby Ahken, la contraescritura como documento expresivo.



El primero de mis recuerdos, si de Gaby Ahken se trata, es el de aquel ulpán en el que todos los presentes le escuchamos decir con un convencimiento profético: Mi próxima novela la escribiré en hebreo.

Aclararemos que, por aquel entonces, su hebreo era nulo tal como lo era también el nuestro y nadie de nosotros podía imaginar que ese joven introvertido de aspecto esmirriado pero de actitud voluntariosa para todos los emprendimientos, cumpliría su objetivo sin apartarse un ápice de su decisión.

Sobre la producción literaria de Gaby puede uno explayarse en infinidad de aspectos ya que ha demostrado un temperamento poco usual y para nada convencional, dentro del ejercicio literario.

Desde aquellas Tiendas de Desierto, en que recopiló, en hebreo, anécdotas y percepciones durante el servicio militar, Gaby ha demostrado en todos los planos su dominio del objeto estilístico, su apasionamiento narrativo y una voz definida, potente, clara y nunca atada a convencionalismos ni prejuicios.

Ha sido un escritor descarnado, profundamente crítico, demostradamente incapaz de acomodarse a “lo que conviene decir” y de esa actitud en algún modo arrogante e inquebrantable, han surgido obras de un valor humano y poético que ejercen sobre los lectores una fascinación irremediable. Las voces de La Paradoja, aún hoy  nos convencen por su estremecida voluntad humanista. 

Por eso, quien no haya leído con anterioridad a Gaby, choca con Lejaim.

Esta novela parece apartarse de la estructura de su obra y a nadie recomendaría que la eligiera como el primero de los libros a leer de este autor si no se le conoce. Solamente conociendo ya al escritor detrás de la obra, Lejaim puede contabilizarse como “otra faceta más” en la que el autor despliega su narrativa.
Lejaim es una novela alborotada, por momentos brusca. Ofrece la sensación de una novela descuidada, mal redactada, con un manejo atolondrado del idioma que llega al punto de confundir a los lectores.

Lejaim parece efecto de un error, de un desorden, de un rapto, pero no de una improvisación.

Sin embargo, aunque esa pudiera ser la impresión de un desprevenido lector, es tan grande la intensidad emotiva volcada en sus páginas y tan desesperada la voz narradora, que todo eso que pudiera parecernos una forma poco criteriosa de tratar un texto, no es más que la forma elegida por el autor para transmitirnos el grito subyacente.

Lejaim, por tanto, con su formato anárquico, su adolescencia de puntuación, su nulo rigor estético, es una novela que habla, que nos habla, que nos grita, que nos golpea, escupe, sacude y busca nuestra complicidad a su alarido.

Lejaim es una mezcla de arbitrariedad extrema en la elección de la expresión sintáctica hermanada a una desconcertante música sinfónica.  

El lector la recorre trabajosamente. Siente molestia, sensibilizado, fastidiado, dolorido, incómodo en sus párrafos, hasta que comprende la sustancia final de esa desproporcionada suma de errores y belleza, de descompostura y poesía. Comprende que está leyendo la única forma que Gaby Ahken encontró para dar forma a esta novela.

Creo, ya para terminar, que Lejaim es una novela para pocos lectores, porque su contrapostura narrativa es evidente y necesita de un lector perspicaz, que comprenda los alcances del riesgo que el autor asume para darle un cuerpo visible a su desesperada necesidad de decir.

Escribir autobiográficamente requiere un equilibrio entre talento y razón que en el caso de Lejaim, padece de un desborde impensable por sus espacios de caos narrativo y su ruptura de todo criterio gramatical o estético. Sin embargo, superada la barrera de la violencia a la que Gaby somete a la estilística, compenetrados ya con la arbitraria sintaxis y atendiendo a la incuestionable vertebralidad que mantiene al texto en absoluta coherencia, podemos afirmar que estamos ante el talento innegable de un autor vehemente, convencido y poderoso, que cree en lo que escribe y que asume los riesgos de la impostura a la que somete su obra.

Ni más ni menos que aquel muchacho de poco más de 20 años, que sin pronunciar aún dos palabras en hebreo, afirmó que en hebreo iba a escribir su próxima novela y antes de cumplirse un año de esos dichos había escrito, derrotando toda nuestra incredulidad, sus Tiendas de desierto.

Iosi Javer - Israel - Presentación de la novela Lejaim - 2010


6 comentarios:

  1. No podría estar más de acuerdo con el crítico. Esa es la descripción exacta de esa novela, una fotografía de esa novela, que, como bien dice también el crítico, superada la impostura narrativa, tiene al lector a los sacudones emocionales hasta que termina.

    Besoooooooooooootes

    ResponderEliminar
  2. Ya ves, bebé, alguna gente me quiere y dice cosas lindas de los libros que escribo.

    Lejaim es una novela que me dolió demasiado, así que si hubiera algo que corregir, ahí se quedará para la posteridad sin arreglar, dentro de todas las imposturas y contraescrituras que dice el profesor Iosi. De hecho, se publicó sin que yo la volviera a leer ni para ver que tal quedaba con forma de libro. Ni siquiera me quedé con un ejemplar. No tengo más que el borrador en el disco. Ni la galera me dejé.

    ¿Qué le hace una sombra más a la oscuridad, no?

    ResponderEliminar
  3. Bueno, aquí estoy yo. Tu paciente, mas que tu lectora, queriendo empezar a leerte, porque antes de entrar al blog, cosa´e mandinga estuve buscando por internet qué libros tenías publicados y por dónde podía empezar a leerte fuera del blog. Y llego aquí y me encuentro justo con este post. Tengo ganas de buscar Marejada, me podrías decir dónde puedo comprarlo, no compro por internet, pero sí recorro librerías ;)

    (empezaría por Lejaim, pero temo no tener la perspicacia que se espera del lector de esta novela, y por eso antes quisiera empezar por otra, aunque me tienta el desafío de encontrarle la vuelta a ese desesperado decir)

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Entonces, Patito, no va a haber forma, porque hace añares que no publico en Argentina, obstinado en no hacer literatura comercial. Cosas de uno. Opté en el 2010 por la plataforma en el extranjero para escribir de lo que se me cante a mí y comercializar a través de internet y que las regalías pasen a MsF, sin que yo tenga nada que ver en nada.

    Marejada tiene forma de novela negra. De hecho la escribí en una semana, con todo lo que me pasaba, que era hasta en cierto modo irreal, como de película medio cómica. Sin embargo, pese a que yo la veo como cómica, no fue ese el comentario que recibí de los lectores, que le vieron cosas buenas que yo ni siquiera tuve en cuenta. Ya te digo, fue para dejar testimonio de una situación trágicamente ridícula y como medio estaba de vacaciones, yo que escribo hasta dormido, aproveché.

    Tendrás que leer en el blog, me parece. No queda otra.

    Lehitraot y gracias por el interés.

    ResponderEliminar
  5. Ya ves que la China te ha dicho exactamente lo mismo que te comenté yo respecto a la crítica. Absolutamente perspicaz el tipo y nosotras, como siempre, acordando. Quéjate de buenas lectoras.

    Deberías hacerte con un ejemplar, negro, con el tiempo hasta te va a parecer un descubrimiento de tí mismo.. Es inolvidable esa novela.

    ResponderEliminar
  6. La tengo en el disco, negra. Pero no la voy a volver a leer, ni siquiera siendo muy viejito (las aspiraciones del vago, llegar a viejito, juaaaaaas) por las mismas razones que le doy a Luz.

    No quiero volver a abrir ese capítulo que si bien no conseguí cerrar del todo, por lo menos no me ocupa el resto de la vida ¿no?

    Estaba en la República de Congo cuando te mandé el manuscrito completo. Acababa de ganar Obama y nos enteramos por el único satelital que todavía tenía batería. Maso como ahora. Menos ese capítulo que los de ahora son mejores que aquel.

    ResponderEliminar

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe