Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

El agua en el aljibe



Somos pozos que duelen.

Ella y yo somos pozos que duelen la vastedad del gemido en la roldana de bajar al fondo.

Pozos donde la luna es sólo un espejismo. Concéntrico espejismo hecho al absurdo de sus propias esferas luminosas, que se proyectan lejos, inacabadas y sucesivas, como oleadas de este mar que miro y que me atrae.

Todo es oscuridad alrededor.

Todo es profundo.

Todo es abisal como son las torturas que no cesan hasta que la conciencia se evapora.

Vivir es algo así. Una sufredumbre que late mientras levanta el puño y mientras grita y a veces, mientras hace el amor. No es otra cosa que una sufredumbre que perdura en los actos y en todos los sueños inconclusos y en los no concebidos. También en los malogrados y en los marchitos. Casi no quedan sueños.

Y luego llega exacta esa turbia angostura que hace al horror vacui de los instintos. Resulta muy difícil abandonarse solo a la inclemencia adusta de la vida.

Regresa entonces esa entidad de pozo. Esa búsqueda de la profundidad que exige el código al que uno se aferra con su sobrevivencia de muriente. Todo está ahí, lo mismo que la sed y lo mismo que el agua. Bucear. Buscar la perla de ese ser del fondo que somos en el fondo de las tablas de nuestra propia ley y emerger, como un grito que no escuchará nadie.

O sí.

A veces, surgen del fondo dos gritos emigrantes y se reconocen al desplegar las alas, en un aire que se ha quedado en ruinas.

Ella y yo, en realidad, somos dos hondos pozos que de repente se volvieron pájaros. Pero que no aprendieron a volar.


16 comentarios:

  1. ... Un grito que no escuchará nadie. O sí.

    Gracias, Gavri. Tus escritos me sugieren siempre tantas cosas.
    Nos responderá el silencio. Pero ahí está la verdad. La única respuesta posible.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos por acompañarme y por la solidaridad constante de tus palabras, Luz.

      Lehit

      Eliminar
  2. Me sentí completamente identificada con este texto. No sé cual es la circunstancia que transita la voz narradora y en qué contexto se inserta, pero me pegó como si lo hubiese escrito yo, claro que nunca hubiera podido con la potencia y la belleza de tus imágenes. Entonces agradezco que lo hayas hecho Gavrí, por los que sentimos así.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que al ser un texto emocional, abarca muchas emociones y por eso te identifica, Mirel. El motivo del mismo es lo de menos. Cada lector elegirá aquel que le haga vibrar.

      Todâ

      Eliminar
  3. Hay en tus escritos por lo regular dolor,reclamo de ponernos las pilas la especie esta que somos,testimonio sobre todo,con todo vos mezclás y lográs un bálsamo,...después estan estos los tuyos ,tienen //...Somos pozos que duelen.

    Ella y yo somos pozos que duelen la vastedad del gemido en la roldana de bajar al fondo.

    Estos envuelven cómo una inmensa manta que nos comunica a todos,inefable Akhenazi,abrazo
    Pozos donde la luna es sólo un espejismo. Concéntrico espejismo hecho al absurdo de sus propias esferas luminosas, que se proyectan lejos, inacabadas y sucesivas, como oleadas de este mar que miro y que me atrae.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ahí se me da por los textos simbólicos, Sarito. A veces se vuelven una necesidad.

      Gracias por la cercanía.

      Eliminar
  4. Excelente como siempre!
    Abrazos muchos.

    ResponderEliminar
  5. wow... me quedo con esa ultima frase: Ella y yo, en realidad, somos dos hondos pozos que de repente se volvieron pájaros. Pero que no aprendieron a volar.
    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar Carlos. Me alegra que te guste esa frase final. A mí también me gusta. Ya sabés, alguna vez creo que te lo dije, yo soy obsesivo de los finales porque un mal final arruina cualquier buen texto.

      Eliminar
  6. Te leo hoy atardecida de crueles papeles que se abandonan a la dentadura de escritorios embarrados y tu poema ahí, como la incandescencia, hálito que sobre el abismo sin negar el lodo se alza con su sangre y cruza el dolor del peso de la tierra, se le siente, brillar furia

    brindo por tus ojos en esa noche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Berenice, siempre es muy bueno verte por aquí. Cruza el dolor del peso de la tierra, sí, quizás me sentía así cuando escribí este texto.

      Todâ rabâ

      Eliminar
  7. ¿"Ella" es África, Gabriel? Al menos eso deduzco de una de las etiquetas que le pusiste al texto. Si es así, te diré que me gusta mucho la analogía que hacés entre ambos, retratando a su vez cómo te sentís. Y el texto me parece precioso. Tiene algo poético.





    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si. Por eso tiene esa etiqueta, pero África para mí simboliza muchas cosas más que un continente y cuando quiero nombrarlas, también les digo África.

      Joya que te haya parecido bueno, Jorgito.

      Todâ rabâ

      Eliminar
  8. mi increible amiga
    me haces so♫ar con tus escritos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tipeo o traductor? O te equivocaste de blog y no era éste, porque primero, no somos amigos y otra, me cambiaste el sexo. Así que a partir de ahí no sé como interpretar lo de que te hago "soñar" o "sonar" porque como hay unas corcheas, me imagino que es "sonar" (musicalmente).

      En cualquier caso, todâ

      Eliminar

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe