Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

Teoría de la prosa -irresponsabilidad del verso -imaginación del ensayo -incertidumbre de la reflexión

Caballos de vapor




A veces siento que soy una civilización poderosa que ha resignado sus murallas y ha delegado al aire su poder. He sido poderoso en lo que hacía; fuerte, notable, indiscutidamente diferente del resto. De mí se hablaba con respeto, con reconocimiento. Todavía hoy.

Yo he elegido las ruinas. He elegido otros rumbos y me he ido de mí, de ese poder que da ocupar la cima brillante cuando asoma el sol y que brillará con candilejas en las noches, inagotablemente.

Me he ido. He dejado los brillos al costado. Los he dejado entre lo que no uso y no sé usar.

Me han otorgado otra medalla. También hay medallas y brillos en el otro lado de los brillos. Se la doy a mi hijo más pequeño. Es tuya, es para vos, una medalla.
Tengo muchas medallas. Demasiadas.

También me he graduado con honores hace pocos días. Todavía se hacen capacitaciones a mi edad. Indispensables, dicen. No para nosotros, los graduados, sino para ellos, los que nos las dictan. Quieren asegurarse que ante cualquier contingencia de este mundo que nos es tan hostil, nosotros sacaremos cualquier papa del fuego, sin importar el costo.

Fui felicitado por mi alto desempeño. Regreso de morir. Estás intacto, espléndido, dicen asombrados. Seguramente esperaban cierta decrepitud mental que acompañara la física. Intacto, idóneo, espléndido. El mismo de siempre, dicen. Estoy rengo, digo yo. Las fracturas llevan su tiempo, dicen. Sonríen. Me palmean. Algunas no curan jamás, pienso. No lo digo.

Me he graduado con honores y voy a ocupar un cargo que no quiero en un trabajo que no me necesita. No a mí. Quizás a otro. No a mí.

Ellos insisten en que mi nombramiento es como un premio, como una medalla. Como una cumbre brillante sobre la que da el sol. Los buenos montañistas como yo entrenan toda la vida para llegar ahí.

Hablo con mis amigos que se ocupan de allanar contingencias domésticas en el país al que fui destinado y al cuál no quiero ir. Trabajan duro preparando mi entrada triunfal a ese otro universo en que se arrojan alfombras sobre el barro que subyace debajo, como todo lo que se barrerá después también allí.

Tú tienes un perfil muy alto para pretender que sea bajo, dicen. Eres de perfil alto. Es tu característica, dicen. Eres competitivo, fuertemente resolutivo, de alta performance, dicen. Un auto de alta gama, digo yo, que añora ser un Citröen 2CV.
Nadie escapa a su naturaleza, dicen. Sólo la educa un poco.


 (De: Del trabajo de a-gente y otras leyendas urbanas)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Chocolate bombón

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos de buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
edición bilingüe 1a. edición

and...me

and...me
Porque todos los cuervos alguna vez fuimos solamente pichones y durante cuarenta días volamos debajo del diluvio yendo y viniendo de la tormenta al Arca, los laureles siempre se los llevan las palomas.