Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

La palabra a(r)mada

Imagen by George Brassaï

Recuerdo aquello, a veces, de la palabra a(r)mada,
la palabra imbricada en un hecho de guerra
entre dos mentes ávidas, locuaces, divisorias
que disputan la voz
en el largo infinito de las jaulas.

Ese frágil poder irreductible
en su simplicidad, solo palabra a(r)mada
sobre el campo profundo de los días,
la boca de la idea,
la mirada del mundo,
sus vanguardias nivosas,
sus nieblas paroxísticas,
el canto derramado
que embarra las rutinas avarientas,

y la palabra como libertad,
el desahogo en tiempos de exorcismo,
la búsqueda de hallar lo diminuto
que hay en la diferencia,
en la brecha final
donde la espera deja de ser acto para volverse espíritu.

Palabra despojada,
entrega entre dos fuegos,
cópula mineral que reinventa lenguas en la piedra
y esparce la ceniza sobre el altar sin ritos,

esa palabra a(r)mada, revuelta y de regreso
como una rebelión de pájaros y agua.






Yo siempre fui de ausencia.

Una palabra libre, liberada, rauda sin ala en vuelo,
apenas la palabra en la gota de sangre,
en el hondo arrabal del alarido.

Yo siempre fui de ausencia.
De silencio.
Y mordía, voraz, tu cataclismo de mieles invencibles
-esa bondad sin nadie que te cabe
en los pechos perpetuos,
que se ajusta a tu clítoris,
que sube por las pampas vencidas de tus muslos-.

Tanta palabra al pedo sobre el papel del canto,
tanta arbitrariedad de la etimología,
la percepción del día entre tus dientes,
tu lengua frágil de saliva diáfana.

La palabra, tu aliada en el contorno
del libro de los mapas de dibujar el mundo
donde no peregrino,
donde clavo mi vara para alzar mi desierto
de jaimas y temblores.

Y siempre estás
en la curva modesta y en el acantilado
con que mi mar se estrella como un albatros roto.

Siempre estás.

Una quimera llena de pan blanco
y de palabra húmeda, fructífera, inclemente.

Siempre,
tu vendaval de rosas y granadas,
un camino sin Hansel que yo recorro a tientas
semilla por semilla,
pan por pan,
grito por grito, también roca por roca.

Cuando me regresó la voz
no era de día.

(De: La palabra a(r)mada - ensayos sobre escritura)

10 comentarios:

  1. Hola, Mirel. Sí, mi hija me rompió tanto las pelotas, y sumado a la paciencia de Morgana, lo terminé abriendo, pero nada más.
    Cualquier comentario hacémelo acá en el blog. No tengo habilitados los de google.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando te dejé el comentario estaba todavía el formato de Google+
      Qué suerte que le hiciste caso a tu hija, una pena que lo cerraras.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  2. Qué bueno que hayas abierto nuevamente el blog, Gabriel. No sé qué te habrá llevado a cerrarlo pero imagino que la cosa puede haber venido de arrastre.
    La cuestión es que me alegra que lo reabrieras porque el tuyo es uno de los pocos blogs que nunca dejé de leer, más allá de que mi blog lo haya abandonado hace largo tiempo.
    Ojalá no lo vuelvas a cerrar, que entre tanto pelotudeo hacen falta personas que te ayuden a ver la vida desde otros puntos de vista y te hagan pensar, como lo hacés vos.
    Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le explico a Mirella, solamente lo reabrí por la insistencia del amor y eso que suele tener de irrespetuoso cuando le parece errada la decisión que uno toma. Las dos escritoras que le daban sentido a mi palabra, así que por eso lo volví a abrir y si mi hija no lo abrió por las suyas (ya que tiene todas las claves)fue porque algo de mi paciencia obtuvo entre sus genes paternos y esperó a ver si tallando sobre el asunto lo conseguía sin tomar medidas drásticas (aunque no creo que esperara muchos días más, sinceramente, porque es hasta más porfiada que su padre y ya es decir).

      Lo que si hice es dejar de lado todo lo que sea redes. Me quedé con el foro solamente y ahora, de regreso, con el blog, pero así, para los que realmente tengan algún interés real en lo que escribo y puedan entender de qué van mis asuntos.

      También te abrazo, Jorgito.

      Eliminar
  3. "Yo siempre fui de ausencia." Usted siempre tiene esas frases tan líricas y tan atroces. Saluditos. (Y no sabía que lo habías cerrado, sino que yo también me ausento, a veces.) Lindo volverte a ver, Gavrí.

    ResponderEliminar
  4. Si. Directamente me fui de las redes, Gregoria. Me quedé con el blog a modo de archivero y lo tuve cerrado bastante tiempo, solamente como para guardar mis cosas, pero bueno, mi hija me rompió tanto las bolas que al final, acá está, sin comentarios de google y todo eso. Abierto solamente para aquellas personas a las que realmente les interese leer lo que escribo y cumpliendo cierta función de archivero que me viene muy bien.
    Abrazos y gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  5. Veo que has vuelto .No sé de dónde, pero has vuelto tras un largo silencio y eso es lo que importa. Porque hay voces necesarias que dicen lo que nadie se atreve a decir y no deben callar nunca. Y también hay voces hermosas , capaces de crear belleza, eso tan frágil, que en el mundo en que vivimos a veces parece tan banal y que precisamente por eso ,aqui y ahora, resulta tan imprescindible, que tampoco nos debemos permitir dejar en el silencio (las oiga ahora alguien o no , eso poco importa, yo soy de las que cree que nada se pierde en el éter y menos que nada el sonido de nuestra voz...)Tú voz pertenece a ambas categorías, por eso es tan de celebrar que siga presente. Amorós

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No. No se puede decir que haya vuelto. Solamente reabrí el blog, por los motivos que les explico a los demás, Amorós. Decidí solamente participar en el foro. Es ahí donde soy realmente útil y prefiero quedarme donde mi trabajo sirva para algo o le sirva a alguien, cosa que siempre fue mi objetivo.
      Igual el blog lo actualizaré cuando me acuerde de él, cosa que veo poco probable para los próximos meses, pero bueno, ya veremos. He escrito en circunstancias peores que las que se avecinan.
      Gracias por las consideración que hacés sobre mi voz literaria. Es bueno saber que lo ves de esa manera y te agradezco mucho que también me lo digas.

      Abrazos.

      Eliminar

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Uno mismo

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe