Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Patente de corso standard




Llueve sobre las ruinas.

Busqué un ser que me sepa durante toda la mañana, pero se refugiaron, empañados, detrás de los vidrios que quedaban intactos. Detrás de los vidrios, parecen buitres muertos.

Una piedra transparente y negra se alojó en mí y canta o solloza, no lo sé. Sólo sé que me hirió casi de muerte y ahora estoy obligado a replantear mi vida.

Me resisto a desplegar las alas de cormorán del sur.

Lucho porque no quiero emigrar –de nuevo– a mi silencio.


Imagen by JPT Hart

5 comentarios:

  1. Emigrar del silencio y aprender a cantar era otra opción.
    La herida de "casi" muerte (sin el casi tiene la rotundidad precisa) lo cambia todo.
    Replantearse la vida por una piedra negra, no puede ser más poético ni más hermoso, convierte en épica romántica la lucha por no silenciarse.

    Las ruinas adquieren un brillo especial al absorber la lluvia que siempre embellece el deterioro.

    No sé si me gustaba más antes. Igual lo del cormorán del sur me recuerda a Azimut, tú siempre tan cuervo, tan buitre.

    No sé si podré demostrar que no soy un robot. Qué mierda de controles.




    ResponderEliminar
  2. No sé como era antes. Ahora es así. Total, no hay nada que construir ¿Qué puede construir alguien que está en plena destrucción, verdad?

    Ya sabés: Todos los monstruos somos en el fondo románticos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Gavrí, llevo días queriendo venir con tiempo y disponibilidad de lectura y esta tarde es la mejor que pude elegir. Este texto que subiste me atrapó (es mío el clic ahí)

    Pensaba que hay días en que buscamos desesperados ser, un ser que nos sepa, que nos presienta, que nos abarque, que nos dé voz. Una especie de refugio que huela a dulce casero, a bizcochuelo, a hogar. Y nada. Todo parece cerrarse como esa calle bordeada de pinos y de pájaros negros, o de vidrios silentes, haciéndonos ver cuán grande es el ser que hemos encontrado, un ser como vos decís ahí en el comentario, un monstruo romántico. Que viene y luego escribe o grita o camina hasta atravesar las sombras.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Todos los monstruos somos en el fondo románticos, creo que es la frase más célebre de mi novela Alegoritmos. Es la definición más ajustada y acertada que hice de mí, aunque no se lo cuentes a nadie, Patito.

    Gracias por acercarte con vocación de puente.

    ResponderEliminar
  5. Buenas,

    hemos leído tu blog, y nos gustaria que te unieras a nuestro proyecto de literatura en la red social Publize.

    Si tienes interes, puedes escribirnos a contacto@publize.como entrar en www.publize.com para más detalles.

    Saludos

    ResponderEliminar

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe