Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Viraje (Kivu Norte)


Párodo

Holowitz siempre llama de noche. Tiene una rara vocación de pesadilla y como en los sueños, habla en otro idioma.
Holowitz llama cuando no lo preciso, cuando no quiero hablar con él, cuando menos lo espero, cuando ya conseguí olvidarlo una vez más.
Pero regresa. Como Freddy Krueger.
Automáticamente, cuando él llama, yo veo gente muerta.

*
Engel es otra clase de tipo. Siempre está elaborando teorías filosóficas. Su más arriesgada hipótesis fue que el bien no existe así que todo se resume a pujas entre las fuerzas del mal y hay que ubicarse en lo menos peor. Para eso estamos. Para ser parte de lo menos peor de lo más macabro.
Engel sostiene que por lo menos nos involucramos cuando todos se borran. Ahí, ya solamente quedan peleando los buenos de los malos porque los buenos a secas no resisten. Así anda el mundo.
Espero que sea eso lo que dice tan convencidamente para alentarme.
Él habla tan mal el español como yo el alemán.

*
La palabra ronin me la enseñó Higa.
También me enseñó lo que era un haiku y después un tanka, que no es un tanque.
Es muy delicado con las flores e infalible con los cuchillos.
Además es budista en sus ratos de ocio.

*
Van Zandwegge habla seis idiomas. Es el más convencido de ser un apóstol. Está tan convencido que me hace acordar al monje albino de El Código Da Vinci.
*
Goldberg maneja los números como si contara cartas de Black Jack. Fue quién sacó las cuentas que le encargó Holowitz. Dice Fernández Riera que “el rusito” es “ingeniero en probabilidades” .
Goldberg es muy bueno sacando costos. Siempre acierta con los muertos que quedan en el camino. Pronosticó igual que un cabalista que de 120 niños, con suerte, solamente vamos a salvar 30.
Holowitz igual me llamó por teléfono.

*
Salvar es un eufemismo.
Salvarlos de ahí, razonó Spíndola cuando habló conmigo, tiene dos letras de diferencia con “sacarlos de ahí”.
El problema no es ese, sino donde ponerlos después.

*
Los hermanos Jhonston no terminan nunca de decidirse por Greenpeace. Dice Huarkaya Anaya que como tanta duda les hizo perder estado, están gordos como ballenas.
Su inclinación por Greenpeace es una forma de decidir nosotros -a la hora de correr- que los que se queden varados sean ellos.

*
Doce.
Aún así, Dios ha muerto.

(De: Viraje (Kivu Norte - Tercera guerra del Cóngo) ed. 2009

6 comentarios:

  1. opino... que me atrapás... me conmueves y me pertubas... no se odiar, así que no te puedo odiar, ni a ti ... ni a nadie...

    ResponderEliminar
  2. Bueno, no se toma en sentido literal eso, Marieta. Aunque suene muy contradictorio, en este país, cuando algo gusta mucho y descoloca, te dicen: "te odio"...como si la persona te manifestara que le movés los esquemas y que no puede hacer nada en contrario. Es una forma de sana envidia admirativa, como cuando te dicen ¡qué hijo de puta!

    Todo depende siempre del contexto en que está ubicada la expresión. En este caso era un guiño simpático, nada más. Aunque alguno me habrá puesto "te odio" porque siempre hay gente que te hace saber eso, también.

    Y está bien lo que decís. El odio es un mal sentimiento. Roe el alma, igual que las ratas y creo que sufre mucho más el que lo siente, que el odiado. Creo que es un sentimiento altamente pernicioso, que nubla el juicio e impide cualquier acercamiento. Es una escala más intensa que el rencor.

    Yo tampoco odio. A lo largo de mi vida me he ido despojando de muchas de esas cosas que estorban el corazón y te lo ponen pesado como plomo y te impiden avanzar. Soy memorioso, nada más.

    Gracias por acercarte, linda. Es un placer conversar.

    ResponderEliminar
  3. la historia es tan negra, sucia y dolorosa; pero de igual manera deja un pequeño espacio para que la esperanza 8aunque sea remota) aparezca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fuimos a buscar 120 niños. No llegamos ni a entregar 20 a una ONG de las pocas que no habían huído del Congo. No encontrábamos a quién dejárselos. Ibamos con esos chicos que nos odiaban y nos hubieran degollado dormidos, de acá para allá, rogando que alguna ONG humanitaria de esas que se rasgan las vestiduras "salvando niños soldado", nos hiciera el favor de hacerse cargo de esos, porque el laboratorio que nos mandó a buscarlos, directamente se desentendió de la cosa, con nosotros en el medio del Congo, porque se complicó demasiado el asunto de los chicos en esa puta guerra. Ergo, nos dijo que los dejáramos a la buena de Dios, que ya iban a conseguir la patente por otro lado.

      Y nosotros, los doce pelotudos, corriendo con los pendejos por medio Congo, a ver si pescábamos a alguien a quien dejárselos para salvarlos del puto destino del niño soldado.

      Esa es maso la sustancia de todo este relato, Jenny, que ahora sé que sos Jenny y no Lilly (te había confundido con la hija de una compañera mejicana y te hablaba como si fueras ella, así que slijâ, porque te habrás preguntado ¿de qué me habla este tipo? y es porque son realmente muy parecidas de cara y uno que ya no ve como veía antes, piensa "blanco y en botella" y así son las patas que mete).

      Te agradezco mucho el regreso por acá.

      Eliminar
  4. Es un mundo que leemos desde el confort de nuestra casa, desconocido y cruel y claro que nos perturba, afortunadamente, creo yo.
    Somos testigos de ese grupo de hombres que, cada cual por su motivo, loable o no tanto, están ahí. Hay de todo como en botica. Cínicos, excépticos, el filósofo amargo, el místico parecido al monje blanco (que me pone la piel de gallina de solo acordarme), el que sabe contar muertos... Sin embargo se juegan por algo, cuando podrían dedicarse a otras cosas. Hay que agradecerles.
    Me interesó esa forma de mini retrato para presentarlos, hasta con un toquecito de humor irónico, que yo leí como con cierta benevolencia de parte del narrador.
    Tanti saluti, Gavrí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno con sus camaradas crea una simbiosis. Sabe que depende de ellos y que ellos dependen de uno, entonces, es un lazo inquebrantable, que se rompe con la muerte de alguno, solamente y que hace que los otros se aprieten aún más entre sí.

      Es una sensación difícil de nombrar y una emoción aún más difícil de describir.

      Así que esos hombres, con sus personalidades diferentes y a veces contrapuestas, con sus disensos y sus consensos, son, al momento de los extremos, los que dan la vida el uno por el otro, sin dudar.

      Bueno, ésto fue solamente la presentación de los personajes que vengo nombrando y que todavía no se arman dentro del esquema del relato.

      Gracias, Mirel. Ci leggiamo dopo

      Eliminar

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe