Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

De côté



Al final se lo conté. Al final. Eso, al final, siempre le termino contando todo en este mundo de tragedias grises en el que repto. No me movilizo. Repto. A esta altura del asunto, repto. Y todo es gris y no tiene importancia. Todo termina siendo un gris no estoy, un gris lejano, un gris, en resumen, tan neutro él, tan gris, tan acromático y tan poco climático. Solamente y putamente gris. Tan pero tan gris. Tan pero tan, tan, gris.

Se lo cuento. No lo revivo. Sólo se lo cuento como una especie de anécdota, de historia, de penumbra. O ni siquiera como eso. Lo cuento igual que un trámite. Suena como: es que fui a la Afip…


Mientras se lo cuento me froto un solo ojo. Me pica y me arde un ojo pero ya me dijeron que no tengo nada. No ven nada dentro de mi ojo y eso que me observaron atentamente con lupa de oftalmólogo. Si no le pongo acento sonaría en suajili. Tantas o. Puras o. Mologo…fui afuera de Mologo, off (tengo manía por prolongar las efes) tal Mologo. Me río solo. No se lo digo porque va a empezar a darse manija con que tengo una esquirla en la córnea cuando en realidad la tengo en el oblicuo abdominal.


¿Cuántos oblicuos tiene el cuerpo humano? Mientras me lo pregunto me rasco el ojo. Ahora veo todo gris, de nuevo, todo gris. El gris nunca se va, no es mi ojo, es el gris. El gris es lo que no se va. 


Todo es oblicuo. En mi mundo el mundo es todo oblicuo y hay que saber caminar por lugares que son oblicuos. Dicen que yo sé hacer eso, como los andinistas. Que yo siempre estoy en el momento oblicuo en que las cosas se vuelven derechas. Ellos lo dicen. Para mí, siempre, todo está muy pero muy torcido. Ni siquiera es oblicuo. Directamente está torcido en una suerte de amorfismo insólito, atrapante.


En esta vida todos los momentos son sesgados además de grises, me alecciono. El gris se desplaza en posición diagonal y entonces uno dice: “si, si, pero no es nada, porque la oblicuidad de todo hace que el cuerpo sea un mapa hecho con rozones de no matar”. Los rozones marcan. Hacen un trazo oblicuo. Uno sobrevive porque vive en una vida tangencial en la que nada llega de frente.


Cuando uno va de frente, como yo, descubre que su realidad es siempre de través.


Es imposible adaptarse a las pendientes pronunciadas si uno no termina reptando como un gasterópodo. 


Menos mal que soy un bicho de tragedia.”


—Sí. Como yo. —afirma Benedict.

Tiene esa compulsiva manía de igualarnos frente a una adversidad que él no soporta. Creo que necesita inventarse un héroe que yo tampoco soy.



(De: Animal de tormenta - los diarios de Aivan Jaid)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe