Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Un animal con alas que no sabe leer


Un animal con alas entró a la zona gris en la que el hombre sostiene una botella mientras piensa una carta. Va y vuelve ese animal que vuela atormentado y que grita con su voz de ceguera cuando intenta eludir tantas otras cartas de sombra que el silencio interminable ha abandonado a su suerte, por allí, donde el correo no existe y han muerto los carteros. 


En el entorno de la zona gris a veces hay un lago. Los botes que llevaban a los carteros muertos, habitan en el fondo y son cuerpos de fango, cubiertos de algas vítreas y confusas, que no saben leer. Ya no llegan los gestos a la orilla del mar detrás del lago ni las botellas cuidan sus mejores mensajes. Ahora, botes, cartas, botellas y carteros son parte residual, desecho de un equilibrio sin equilibristas que acompasen los momentos con luz. La luna es otra. Mutó sin prevenir al hombre que la mira y ha dejado de verla dibujar su mundo de barrotes, negro y blanco, sobre la piel del karma. Todo es karma, piensa el hombre que perdió la luna en medio de un monzón que ahogó también a los antiguos botes con carteros y que dejó apenas ese trazo lineal de paralelas como jaula invisible, jaula etérea, fantasía de jaula para encerrar penumbra metafórica. La metáfora es humo y ya no existe hacerse en la metáfora o deshacerse en ella. Es un vacío de niebla entre los dientes, una masticación de sangre oscura y un recupero al fin de la violencia aquella, postergada por los días que aún no eran solo agujeros en la trama de intentar ser mejor.


El hombre que no espera jamás nada de nadie, sabe que lo bueno es una zona efímera en la que siempre otro dice basta. Él, solo permanece con su espíritu de prisionero fiel, de ancla sin barco, de resto de cadena que se desgasta al sol. Es una cosa más, un sujeto de capricho que en la abundancia resulta prescindible y en la escasez resulta pródigo, porque el eterno estar solo invisibiliza lo presente y lo siempre presente no se extraña, porque siempre está ahí, a la mano de la necesidad o al olvido de lo innecesario. Él siempre es ambas cosas, para todos, porque siempre está ahí.


Contra la pared ha apoyado la espalda en la costumbre de esperar la luna pero entre sus manos ruge el mar porque aunque esté en la jaula casi por el placer de la metáfora, su mundo es un rugido en lo sombrío. Vive a gusto en el vientre del rugido y no sabe qué hacer con las palomas. 

Si han muerto los carteros, no creo que escribir valga la pena, piensa y rompe la última botella contra el muro para que entre el monzón y lo devuelva al mundo de los truenos. 


Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe