Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Gesto de pañuelos





Observo tu lugar con esta migratoria voluntad de molinos y esta amansada ferocidad de bestia uncida, 
de oso milenario al que ha capturado un circo pobre.
Siempre estás, cuando llego con la zarpa y el canto
 en mi deriva de hambre, 
en mi poca alegría 
que sonríe a veces con tu nombre de panal herido, 
de laborioso panal herido 
que enjambra nuevamente su defensa.
Hay días en que me pregunto por tu refugio pálido 
como si fuera un andén debajo de la lluvia 
que siempre espera un tren 
en el que solamente viaje gente buena.
Espero verte entre la multitud de la estación vacía
 y espero,
 en realidad, 
ese gesto constante que de un andén a otro 
hacen tus ojos de porcelana cálida, 
cotidiano, 
sensible, 
palatable.


Tu gesto. 
Una bandera, una señal de humo atada con pañuelos, 
algo en la lejanía, siempre allí, 
es eso que me ayuda a descubrir esta ausencia de soledad total 
aunque haya despedidas en mis puertos 
y silencio de radio en mis congojas.
De andén a andén, un gesto. Alguien me ve.




Escoltando los niños hasta la escuela (Sudán del Sur)



En este espacio-tiempo
hay un orden secreto para todas las cosas,
una mano que rige sin promesas ni dádivas
el latido del aire.

Hay una indisciplina de la tierra
y sus hombres de barro.

Es una indisciplina reclamada
como un fruto ancestral, siempre infecundo,
cuando semilla sobre el porvenir.

En este sitio anónimo
ausente de cualquier titular en las noticias,
inexistente en todos esos mapas que dan la vuelta al mundo
vivo como una mata,
un cereal estepario devorado por animales negros
y famélicos
y estoy aquí por vocación de espiga,
por obstinación de vegetal desértico
que habita en su vigilia de rebrotes
como en un muro habita el tesón de la piedra.

Por qué me siento bien en los desastres
es para mí una incógnita.
Pero es la realidad, mirada adentro.

Creo que ya no llego ni a decírtelo
dentro de esta hondonada de trinchera.
Pero perduro ¿ves? Siempre perduro.



Desmovilización de niños soldado (RCA)



Un bálsamo suicida me acorrala con su profunda fe,
a mí, que he desafiado al mundo en mi porfía como un animal ciego,
un animal obtuso y mal herido, tremebundo animal que se alucina
con sus propias verdades.

Alguien me habla de paz mientras me escucha hablar solo de guerra
y por mi sangre mata sus palomas y aligera la luz enrojecida
mientras yo voy de callo en callo, amurallando el alma con revoque
que blinde mi universo.

Mi universo no es esto que se ve. Esta perpetua inconclusión en guerra
que elige la violencia como causa de redención profunda
en una humanidad que ha combatido contra su propia entraña, diariamente,
y que aún no resuelve sus idiocias.

Cuando me nombra un animal de láudano, sonrío
con mi absoluta fe contradictoria en las causas perdidas
y redoblo
la paradójica apuesta de los muertos
a que existe otra vida.

No sé qué hace mi boca con tu voz
pero tu voz se lleva las palabras extrañas que me surgen
igual que manantiales purulentos.
Soy imposible de purificar, en esta sintonía oscurecida,
pero el absurdo resuelve el teorema,
con su simplicidad de certidumbre.

Tu boca, compañera, me hace bueno,
así, tan mansamente,
como un poco de sol sobre la página donde garabateo las derrotas.







(No poemas de Aivan Jaid. Del libro Quemaduras y otros algoritmos - prosas atrapadas)


2 comentarios:

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Uno mismo

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe